Locales

Hospital de Neiva suspenderá servicios a EPS morosas

La crisis de Medimás, Coomeva y Comparta, entre otras, terminó colapsando la prestación del servicio. A partir de la próxima semana solo atenderá urgencias para los afiliados de las EPS morosas.

A partir de la próxima semana, el Hospital Universitario de Neiva, suspenderá los servicios a los afiliados de la EPS en crisis o  al borde de su liquidación.

La decisión, respaldada por la Junta Directiva, fue anunciada ayer para enfrentar la grave congestión, promovida por las EPS, que ponen en riesgo la viabilidad financiera del principal centro asistencia del sur del país, y desmejorar la calidad del servicio.

Además, de no cancelar las deudas que superan los 180 mil millones de pesos, como estrategia, las EPS están remitiendo a sus pacientes al hospital sin tener contratos vigentes.

Con la medida de urgencia se restringirán todos los servicios ambulatorios, las cirugías programadas, toda la consulta externa, los exámenes de laboratorio, rayos X, las resonancias, los Tac, entre otros  servicios se verían afectados y limitados como una medida de protección.

“De no encontrar una solución, a partir del próximo jueves solo vamos a atender las urgencias vitales, nada más. La idea es que atendemos este servicio pero las EPS deben garantizar la hospitalización porque no tenemos disponibilidad”, precisó el galeno.

“La medida ya fue notificada al superintendente de Salud, Fabio Aristizabal. Le hemos informado que los contratos con Medimás para atender a sus pacientes ya caducaron y las deudas no han sido canceladas”, afirmó Jesús Antonio Castro Vargas, gerente del centro asistencial más grande del sur del país.

La desbandada

La eventual revocatoria de su licencia de funcionamiento, y por lo tanto la cancelación de la habilitación ordenada a principios de mayo por el Tribunal de Cundinamarca, generó una desbandada, promovida por la red privada, que se niegan a atender a sus pacientes.

Adicionalmente, la desviación de los recursos de la Unidad de Pago por Capitación (UPC) legalmente destinados a la prestación de servicios de salud, habrían sido irregularmente utilizados por Medimos EPS para el pago de gastos administrativos de su propia red. Estas anomalías obligaron a la Superintendencia de Salud a suspender los giros directos, lo que aceleró la crisis.

Sin camas

Actualmente superamos la capacidad instalada para atender la desmanda desbordada. El flujo de pacientes está colapsando el centro asistencial.

“La capacidad supera actualmente el 180 por ciento del volumen que veníamos atendiendo normalmente, lo que nos pone en aprietos. Ya no podemos más”, explicó el médico coordinador.

“Esta demanda inusitada de servicios está generando una congestión que repercute en la calidad y oportunidad del servicio. “Las EPS se lavan las manos, remitiendo a los pacientes al Hospital argumentando que han expedido las autorizaciones, cuando en realidad no es así”, reportó Castro.

“Aproximadamente están llegando mil pacientes de estas EPS que deben atender las otras clínicas, pero que ante la situación que registran, las remiten al Hospital de Neiva”, afirmó.

“Actualmente están restringida las citas médicas porque no tenemos la agenda disponible porque está copada”, explicó el subgerente técnico, José Antonio Muñoz.

“Este día nos vamos a reunir con el Superintendente de Salud para examinar la crítica situación. Si no hay una solución a partir de este día, será la hora cero”, afirmó Castro.

“Estamos esperando una solución, esperamos que el próximo jueves se adopten directrices especiales para enfrentar este panorama”, concluyó.

Capacidad copada

El Hospital Universitario de Neiva mantiene normalmente ocupada el 96 por ciento de su capacidad instalada. Hoy esa cifra supera alcanza el 180 por ciento.

“En la actualidad tenemos una capacidad instalada para adultos de 88 camas, actualmente, utilizando las zonas de expansión hemos llegado a tener hasta 150 pacientes, confirmó Leonardo Valero, coordinador de hospitalización.

Esta desbanda, promovida por las EPS en crisis, ha impedido el acceso oportuno y la adecuada prestación de los servicios, poniendo en aprietos a la institución y afectado sus niveles de referenciación.

“En pediatría la capacidad instalada es de 25 camas y el día con menos pacientes hemos llegado a 45. Además, a esta situación crítica estamos enfrentando un brote de dengue y eso agrava aún más la situación”, subrayó.

“En consulta externa, añadió, el gran problema es que las agendas hay que tenerlas abiertas. Las EPS han canalizado la atención hacia el hospital y obviamente, no van a encontrar accesibilidad.”

“El Hospital no solo debe atender a los pacientes de Medimás, Comparta o Coomeva, sino que tenemos que atender a los afiliados de las demás EPS y obviamente, no vamos a poder generar oportunidades de servicio”.

El gerente del Hospital Jesús Antonio Castro con su equipo dispararon las alertas.

Otros impactos

La crisis de Medimás terminó colapsando el sistema de salud en la capital huilense y colocando en aprietos a la red pública.

Las principales deudas están centradas en las consultas médicas especializadas, tratamientos, medicamentos  y cirugías programadas. En la misma situación están los hospitales de Neiva, Pitalito, Garzón y La Plata.

“Esta situación es extremadamente grave, es problema de salud pública no sólo para Neiva ni para el Huila. También para los pacientes de Caquetá, Cauca, Putumayo y sur del Tolima”, afirmó Castro Vargas.

Saldo en rojo

A la compleja liquidación de Cafesalud, Saludcoop y Caprecom, se suman ahora Coomeva, Comparta y Medimás, al borde de su liquidación y Comfamiliar Huila en vigilancia especial, poniendo en aprietos a la red pública, y por lo tanto, la adecuada y oportuna atención de los pacientes.

Solamente Medimás, atiende en el sur del país a 331.742 afiliados, de los cuales174.481 corresponde al Huila en el régimen contributivo, 30.504 a Caquetá y 35.274 a Putumayo. En el régimen subsidiado reporta otros 91.483 afiliados.

Las deudas morosas están concentradas especialmente en consulta médica especializada, tratamientos, entrega de medicamentos, cirugías y  otros procedimientos programados, que están poniendo en alto riesgo la viabilidad financiera de la red hospitalaria.

Cuentas morosas

Con corte a 31 de diciembre de 2018, la cartera morosa del Hospital Universitario ascendía a 178.437 millones de pesos.

Según el gerente, Jesús Antonio Castro Vargas, de éstos 60.000 millones están “enredados”  y que nunca pagaron entidades en liquidación o liquidadas como Cafesalud, Caprecom o Saludcoop, recursos de difícil cobro que agravan el panorama financiero de la red pública hospitalaria.

Ahora, para rematar, el Hospital Universitario, se enfrenta a otras EPS tramposas que a pesar de haber contado oportunamente con los servicios a sus pacientes desaparecieron sin cancelar las deudas.

Entre estas aparecen en primer lugar Medimás con obligaciones vencidas por 24.884 millones de pesos a 30 de mayo de 2019. Igualmente, Coomeva con 12.574 millones y Comparta con  12.049 millones. Solamente estas tres EPS le adeudan al Hospital Universitario 49.507 millones de pesos.

La mitad de esas deudas están en cobro jurídico con solicitud de embargos.   En la lista negra de EPS ‘malas pagas’ figuran además, Comfamiliar del Huila, con 25.028 millones de pesos, Cafesalud con  26.757 millones, entre otras, según el reporte financiero del Hospital Universitario

Crítico panorama

La Asociación Colombiana de Empresas Sociales del Estado y Hospitales Públicos (Acesi) reveló que las deudas de las EPS con los hospitales ascienden a 9,1 billones de pesos.

Sólo la deuda de Medimás con los hospitales, supera los 300 mil millones de pesos. “La deuda de Medimás en el régimen contributivo supera los 190 mil millones de pesos, y en el subsidiado los 113 mil millones de pesos”, confirmó la vocera de Acesi, Olga Lucía Zuluaga.

Y lo más grave: actualmente no hay un reconocimiento de cartera por parte de Medimás, que garantice el pago por parte del nuevo operador.

“El mayor temor- añadió- es que las deudas queden en el aire, tal como ocurrió con el cambio de razón social de Saludcoop y Cafesalud”.

El presidente Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (Achc), Juan Carlos Giraldo advirtió que las deudas de las EPS con la red pública superan los diez billones de pesos. De éstos, el 59,1 % (6 billones de pesos) corresponde a deudas en mora, es decir, por servicios facturados hace más de dos meses (60 días).

Coomeva adeuda 619.304 millones de pesos mientras que Medimás registra cuentas por pagar por 415.571 millones de pesos a los 184 hospitales del país.

 

 

 

POR: LANACION.COM.CO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *